La sustentabilidad, condición obligatoria para el sector inmobiliario chileno

Escrito por Francisco Rocha

Tiempo de lectura: 4 minutos

A la par de los países industrializados, en Chile  la sustentabilidad se ha convertido en tema obligado para las iniciativas de desarrollo urbanístico, debido, en parte a las acciones gubernamentales que incentivan la construcción de viviendas más equitativas, en términos de garantías para la optimización de la calidad de vida los habitantes, el uso eficiente de los recursos y la protección del medio ambiente.   

A pesar de las predicciones, sobre la caída de la inversión de personas particulares en la compra de inmuebles durante los próximos años y la reticencia del sector bancario a otorgar créditos hipotecarios, la industria inmobiliaria se está  moviendo y asumiendo  que el encarecimiento en la construcción de los llamados edificios sustentables tiene entre otras recompensas, una  mayor valoración en el mercado a largo plazo.  

La construcción de terrazas y piscinas en las azoteas de edificios inteligentes que funcionan con tarjetas para el ingreso a los estacionamientos y departamentos, así como la ubicación de sensores lumínicos en los pasillos y espacios comunes que se activan cuando detectan la circulación personas o la instalación de paneles fotovoltaicos que permiten generar electricidad mediante con base en la energía solar, forman parte de las tendencias a considerar por los arquitectos e ingenieros,  quienes plantean innovadores conceptos para los desarrollos habitacionales modernos.  

En la actualidad, la vida sana, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo armónico de los conglomerados urbanos se han convertido en principios básicos de la oferta inmobiliaria alineada con la cultura de la eficiencia energética y la utilización de las tecnologías verdes que anuncian el advenimiento de una nueva era.  

A la satisfacción de la normativa vigente chilena que regula la construcción de edificaciones para uso comercial o habitacional como requisito para la obtención de aceptación y prestigio por parte de las empresas inmobiliarias, se agrega la impronta de obtener la certificación Leadership in Energy & Environmental Design, LEED, del US Green Building Council, la cual tiene como propósito,  promover la utilización de estrategias que reduzcan el impacto negativo de la industria de la construcción en el medioambiente. 

 

Fundamentos de la certificación LEED  

Esta certificación propone un conjunto de normas relacionadas con la utilización de estrategias que promuevan la sostenibilidad de los edificios, sustentada en la incorporación de aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia  en el consumo de agua y electricidad, el desarrollo sostenible de los espacios verdes, la selección de materiales, el  uso eficiente del sitio y del entorno aledaño, así como la gestión y supervisión del proceso de construcción y la utilización de los recursos.  

Esta certificación atañe a todo tipo de construcción, desde las nuevas hasta las remodelaciones de edificios preexistentes destinados a diversos usos: centros educativos y de salud, establecimientos comerciales, industrias o desarrollos habitacionales;  así como, a los distintos estadios de las infraestructuras: interiores, fachadas o áreas verdes, entre otros.  

Para obtener esta certificación, los proyectos deben contener estrategias que les permitan acumular créditos, con base en la satisfacción de los requisitos organizados en cinco categorías; Sitios sustentables (SS), Ahorro de agua (WE), Energía y atmósfera (EA), Materiales y recursos (MR) y Calidad ambiental de los Interiores (IEQ). El número de créditos acumulados por el proyecto, determina el  tipo de certificación LEED. Estas son: LEED Certificate o Certificado, LEED Silver o Certificado Plata, LEED Gold o Certificado Oro y LEED Platinum o Certificado Platino.  

La innovación en el diseño (ID), es una categoría adicional que se relaciona con la naturaleza de la  construcción sustentable y las estrategias de diseño en aspectos distintos a los incluidos dentro de las cinco categorías ambientales citadas con anterioridad. Se ha establecido una base de cien (100) puntos, seis (6) puntos adicionales para la Innovación en el diseño y cuatro (4) puntos relacionados con la satisfacción de la prioridad regional.  

 

Pasos para aplicar a la certificación LEED  

Para certificar un proyecto LEED, deben insertarse estrategias de diseño y construcción sustentables desde la etapa inicial del proyecto, implicando la participación conjunta de todos los involucrados en su desarrollo: el propietario de la empresa constructora, el prestamista, los arquitectos, ingenieros, paisajistas y constructores, entre otros.  

La certificación se realiza completamente en línea, a través de la página web del US Green Building Council USGBC, único organismo consultor autorizado para otorgar la calificación, luego de analizar y comprobar la información sobre el proyecto suministrada por el aspirante, la cual puede ser presentada por etapas o incluir todas sus fases.  

Entre los aspectos que deben ser satisfechos para obtener la certificación LEED se citan: los relacionados con la Ubicación y Transporte, que consisten en evitar el desarrollo en sitios no apropiados, reducir la distancia de desplazamiento de vehículos, promover la habitabilidad y mejorar la salud humana mediante el fomento de la actividad física diaria.   La categoría Sitios Sustentables, valora la definición de criterios de emplazamiento de los proyectos, la revitalización de terrenos subutilizados o abandonados, la conectividad o cercanía al transporte público, la protección o restauración del hábitat y el adecuado manejo y control de aguas lluvias en el terreno seleccionado para la construcción.  

El incentivo a utilizar el recurso agua de la manera más eficiente mediante la disminución del agua de riego, la adecuada selección de especies y la utilización de artefactos sanitarios de bajo consumo, corresponde a la categoría Uso Eficiente del Agua, mientras la satisfacción  de los requerimientos mínimos del Standard ASHRAE 90.1-2007 para el uso eficiente de la energía durante el desarrollo del proyecto, se relacionan con la categoría    

 

Energía y Atmósfera  

En cuanto a la categoría Utilización de Materiales y Recursos, se considera desde el origen hasta la naturaleza de los materiales utilizados en la construcción del edificio, sean estos: regionales, reciclados, renovables o certificados con algún sello verde. Asimismo, la Calidad del Ambiente Interior incluye aspectos que proporcionan el adecuado ambiente interior en los edificios, como: la ventilación, el confort térmico y acústico, el control de contaminantes y los niveles de iluminación.

 

 

guia practica aprende a invertir    


Déjanos tu comentario




SUSCRÍBETE