¿Invertir en bienes raíces o acciones?

Escrito por Francisco Rocha

Tiempo de lectura: 5 minutos

Compartir en Redes Sociales:

Si quieres hacer crecer tu capital es probable que te hayas preguntado cuál es la mejor forma de hacerlo. ¿Es preferible transformarse en accionista o propietario?

Aquí aclaramos todas tus dudas.

Depositphotos_184884780_m-2015

Definir en qué invertir no es una decisión fácil. Antes debes tener claras tus expectativas, los riesgos y, obviamente, tu presupuesto. Es decir, todo dependerá de factores como tu personalidad, metas financieras, cuenta de ahorros y también del contexto económico. Para decidir qué tipo de inversión se ajusta mejor a tus necesidades, aquí analizamos los pros y contras de cada alternativa:

 

Bienes Raíces

 

Eres el propietario

Al comprar una propiedad te conviertes en su único dueño, por lo que tienes la posibilidad de tomar decisiones con toda libertad. ¿Quieres remodelarla? Puedes hacerlo. ¿Prefieres arrendarla? También puedes hacerlo.

Tendrás una serie de variables bajo tu control que incluso ayudan a incrementar el retorno de la inversión. Al contrario de lo que pasa con las acciones, donde tienes que confiar en la administración de la empresa si no eres socio mayoritario.


Puedes conseguir financiamiento

El llamado apalancamiento es mucho más fácil de conseguir. Para comprar una casa o departamento, hay múltiples alternativas de créditos hipotecarios -desde entidades bancarias hasta cajas de compensación- en los que puedes conseguir el capital para financiar la compra.

Con este tipo de préstamo puedes pagar el inmueble en un plazo extenso. Incluso hay casos de personas que financian el pie con créditos de consumo o bien invierten el dinero en proyectos en verde o blanco para tener más tiempo para pagar.

 

Tienes un activo tangible

Si compras una propiedad, tendrás algo material en lo que se vea reflejada tu inversión. Contarás con una dirección y un lugar con dimensiones determinadas, es decir tu dinero se materializará. Esto genera un sentimiento de posesión y pertenencia.

En cambio, las acciones son “abstractas”, ya que representan un porcentaje del capital abierto en bolsa de una empresa.

Asimismo, un bien raíz goza de plusvalía constante, en otras palabras aumenta su valor a medida que pasa el tiempo.

 

No necesitas grandes conocimientos para invertir

Comprar un bien raíz es relativamente simple. Para determinar el retorno de la inversión puedes estimar los costos recurrentes que generará la propiedad, y calcular los ingresos derivados de la renta. Asimismo, antes de comprar puedes informarte fácilmente sobre las comunas donde es más rentable hacer tu inversión.

En cambio, antes de invertir en acciones en necesario que al menos entiendas los estados financieros de las empresas, comprender cómo generan utilidades, sus modelos de negocio, los mercados en los que participan, competencia, etc. Y si quieres monitorearlas directamente debes manejar la cuenta que el ejecutivo de inversiones te hará en la corredora de bolsa.

Para mayor información, puedes seguir los consejos de nuestro blog  “6 consejos claves para invertir con éxito en el sector inmobiliario

 

Experimenta menos volatilidad

El valor de las propiedades es determinado por la oferta y la demanda. Si bien puede variar, no suele experimentar grandes bajas en cortos períodos (a no ser que ocurra un fenómeno que afecte a la industria). En cambio, las acciones deben ser monitoreadas periódicamente y sufren ciclos de alzas y bajas agudas.    

 

Acciones

 

Tienen mayor liquidez

Liquidez es la facilidad en que las acciones pueden convertirse en dinero. Es más inmediato vender una acción que vender una casa. La venta de un inmueble puede demorar meses, incluso años. Si tienes un problema económico y necesitas efectivo rápidamente, la alternativa más frecuente es vender el inmueble a menor precio, con lo que se pierden varios millones del valor real.

 

Requiere de menor mantención
Al invertir en acciones, puedes dejarlo en manos de un corredor de bolsa y luego cobrar los dividendos. En cambio, los bienes raíces requieren de mayor mantención. Tendrás que hacerte cargo de diversas tareas como el pago de gastos comunes o servicios básicos, cobro del arriendo, etc.

En cualquier momento pueden ocurrir imprevistos y debes mantener tu propiedad en buenas condiciones, porque es una manera de cuidar tu dinero.

Dar ganancia inesperadas
Aunque no  se puede garantizar la obtención de una determinada rentabilidad, el valor de las acciones pueden dispararse y dar sorpresivos dividendos.

Para esto, considera que deberás pagar los gastos a quien realiza la operación. Los corredores de bolsa cobran un porcentaje por operar en el mercado accionario.

 

Conclusión

No hay una opción que sea mejor que la otra. Todo dependerá del riesgo que quieras asumir, en cuánto tiempo quieres recibir el retorno de tu inversión, el capital inicial, etc. Lo importante es que escojas una alternativa que se adapte a tus expectativas y capacidades financieras.

 

guia para principiantes en inversiones inmobiliarias


Déjanos tu comentario




POST RECOMENDADOS

Las dos mejores opciones para pagar el pie de una futura propiedad

Hoy en día, para comprar una propiedad lo ideal es contar con ahorros suficientes para financiar parte de la propiedad y así costear el resto con un crédito hipotecario.

Muchas personas así lo hacen, ahorrando el dinero del pie en instrumentos de inversión como depósitos a plazo y fondos mutuos conservadores, que son conocidos como seguros pero no muy rentables.



Leer más


Compartir en Redes Sociales:

¿Por qué necesito un asesor inmobiliario para ofertar un arriendo o adquirir una propiedad?

  Un asesor, también llamado consultor, agente, es aquella persona generalmente experta y/o profesional de muy buen conocimiento, que tiene la capacidad de aportar ideas, planificar estrategias, estructurar y organizar políticas y términos en la actividad específica. Las funciones de un asesor de cualquier tipo tratarán de velar por hacer cumplir las necesidades, capacidades y recursos que se tenga a la mano sobre una actividad específica.   Además, un asesor puede valorar las prácticas que se empleen en el momento para poder plantear nuevos objetivos, metas y futuras expectativas. Mediante técnicas establecerá un compromiso y diseñará planes organizativos para cumplir las distintas fases de planificación establecidas.   En un mismo orden de ideas, un consultor o agente inmobiliario es aquella persona que dedica su tiempo a prestar el servicio de asesoramiento, transacción y orientación para múltiples trámites inmobiliarios. Pudiendo ayudar de la mejor manera posible en calidad, seguridad y legalidad un proyecto inmobiliario.

Principales implicaciones para la intervención de un asesor inmobiliario

Existen múltiples factores por la cual puede ser necesaria la mediación de un asesor inmobiliario, su jornada laboral tiende a ser extensa, ya que conoce diferentes fuentes en el negocio inmobiliario. Los principales factores pueden ser:



Leer más


Compartir en Redes Sociales:

SUSCRÍBETE